Realme GT Master Edition: Descubre todo sobre este teléfono

Desde el 2018, la firma china Realme ha sacudido el panorama mundial en la industria de los celulares. ¿Cuál ha sido el secreto? Terminales de alta gama con precios de gama media. Suena demasiado bueno para ser verdad, pero en los últimos años han demostrado que es una gran realidad y continúa siendo así con el lanzamiento de Realme GT Master Edition.

La nueva edición modelo GT original promete mucho con su precio asequible y excelentes características, pero ¿realmente supera a su antecesor? En teoría, las secuelas siempre deben ser mejores que el original; pero, en la práctica, esto parece ser cuestionable. Un análisis a fondo de las diferencias entre ambos modelos puede esclarecer la respuesta.

En qué se parecen

El Realme GT tuvo una gran acogida en su momento debido a sus magníficas características, de las cuales algunas se mantienen en su Master Edition, como la pantalla Super AMOLED, con una resolución y densidad de píxeles FullHD+, ideal para reproducir vídeos y juegos con una excelente fluidez.

Estéticamente, también sigue la misma línea a rasgos generales, incluyendo la triple cámara trasera y la práctica función de carga rápida. Su batería también conserva su excelente rendimiento, capaz de aguantar casi diez horas de uso exigente. Sin embargo, a partir de allí, las prestaciones empiezan a divergir.

En qué se diferencian

El único detalle distinto entre el diseño de ambos es un pequeño relieve de bandas horizontales en la tapa trasera del Master Edition con la firma del diseñador japonés Naoto Fukusawa, un gesto muy original. La batería disminuye ligeramente su capacidad, aunque no representa un cambio notable de rendimiento.

Algo en lo que sí supera a la versión original es la cámara. El GT original apuntaba a competir con la gama alta, pero el GT Master Edition no aspira a grandes alturas, por lo que su apartado fotográfico es más que decente, con la única excepción de los entornos poco iluminados, donde los resultados son deficientes.

La cámara frontal duplica sus megapíxeles (de 16MP a 32MP) y causa un impacto perceptible en las selfies, que resaltan con un colorido vibrante sin importar la iluminación ambiental en la que se encuentre.

Como procesador, utiliza un Snapdragon 778G, siendo el primer celular en hacer uso de este chip, que posee la revolucionaria tecnología de 6 nanómetros. Como consecuencia, tiene un rendimiento estable y fluido, aunque no con la potencia del chip usado por el GT original.

Claro, eso no le resta merito, pues en situaciones cotidianas presenta un desempeño impecable, capaz de administrar varias aplicaciones al mismo tiempo sin calentarse. Ahora bien, cuando es puesto al límite forzosamente con juegos pesados y exigentes, puede notarse que decae un poco.

El defecto fatal del Master Edition está, nada más y nada menos, que en el sonido. La idea de incorporar un altavoz singular en vez de un estéreo (como en el GT) hace que la calidad del sonido disminuya, lo cual lastra bastante la experiencia de reproducir vídeos.

En resumen, ¿quién gana entre el GT Master Edition y el GT original? El modelo original del GT. No obstante, el Master Edition también es una opción bastante decente por un precio más bajo que sobresale entre la gama media, pero si tienes el dinero para comprar el GT, es lo más conveniente que podrías hacer.